• Alejandro Amigo (Psicólogo)

"EL MAL COMEDOR"


Cuando se trata de comer y los niños, habitualmente hay discusiones con el menú… Y no es sorprendente que se nos venga el alma a los pies cuando tuercen la nariz en cuanto ven algo verde o cuando sólo permiten que se acerquen a sus labios los clásicos macarrones con tomate y queso rallado. Realidad el 90% de los niños pasa al menos una larga etapa de “mal comedor”.

En su primer año, los bebés crecen más rápidamente que en cualquier otro momento en su vida, así que es relativamente fácil conseguir que coman alimentos nuevos. Pero el segundo año los niños se convierten en seres que empiezan a razonar y a darse cuenta de que negarse a comer es una gran manera de llamar la atención.

La buena noticia es que casi todos los niños que previamente han sido “buenos comedores” vuelven a comer bien. La mala noticia sin embargo, es que esto es por lo general en sus términos y a su manera.

A continuación presentamos algunas estrategias para ayudar al niño a comer bien:

1. SÉ POSITIVO

Trata de hacer de las comidas una experiencia realmente positiva. Una de las cosas más importantes es tratar de ocultar tu frustración. Felicita al niño cuando come muy bien, o prueba algo nuevo. Puede que tengas que pasar por alto algunas malas conductas alimentarias para centrar tu atención en el buen comportamiento.

2. DISFRAZA LA COMIDA

Disfraza las verduras mezclándolas en salsa de tomate y sírvelas con pasta. Puedes incluso marcarte un “farol”, y dejar unas pocas verduras en trozos en la salsa para que él mismo las quite, así nunca sospechará que siguen allí.

3. COCINA CON LOS NIÑOS

La mayoría de los niños adoran cocinar y algunas tareas como apretar la naranja para hacer zumo de naranja natural o cascar los huevos son muy recomendables para aumentar las capacidades de un niño pequeño. Es increíble cómo participar en la planificación y la preparación de una comida puede estimular el apetito de un niño.

4. HAZ QUE LA COMIDA SEA ATRACTIVA Y DIVERTIDA

Ofrécele pequeñas porciones, ya que no es bueno llenar demasiado el plato de los niños. Además, los niños generalmente prefieren las porciones más pequeñas de los alimentos, por lo que es una buena idea hacer alimentos como mini hamburguesas, pequeñas flores de brócoli y zanahorias. También les gusta comer de pequeños envases, por lo que puedes utilizar moldes para preparar porciones individuales de alimentos como el pastel de pescado.

5. “COMIDA BASURA” SALUDABLE

Crea tu propia “comida basura” sana. Puedes preparar bases de pizza con buen pan y dejar que tu hijo escoja los ingredientes para prepararla… Prepara hamburguesas utilizando carne magra de calidad… Fingers de pollo, hamburguesas de pescado… las posibilidades son infinitas.

6. EL JUEGO DE VENDAR LOS OJOS

Si tienes un hijo adicto a la comida basura o que se niega a probar nada nuevo, juega con él a vendarle los ojos y dale a probar diferentes platos, algunos conocidos por él y otros nuevos, ¡ganará si adivina lo que come!

7. COMIENZA TAL COMO TE GUSTARÍA QUE CONTINÚE

Inicia a tu bebé en la comida sólida con alimentos frescos en lugar de tarros de comida procesada con una caducidad media de dos años. Si se acostumbran al sabor de los alimentos frescos y variados desde el principio, son mucho menos propensos a convertirse en niños melindrosos cuando los intentemos integrar en las comidas familiares.

8. NO TE ALTERES

Si tu hijo se niega a comer siempre lo mismo y te intenta forzar a que le prepares lo que le gusta llorando o gritando, relájate. Pronto se darán cuenta que no tiene mucho sentido una rabieta si no reaccionas a ellas.

9. SISTEMAS DE RECOMPENSA

Los carteles con pegatinas por lo general funcionan mejor a partir de los 2 años. Haz porciones absolutamente minúsculas y en un primer momento dale una pegatina sólo por probar los alimentos. Los premios por completar el objetivo no deben estar basados en alimentos (chocolate o chucherías, por ejemplo) ya que le daríamos un mensaje equivocado. La recompensa puede ser simplemente una tarde de cine o una visita al zoo. Intenta que los objetivos sean semanales para que no lo vean demasiado lejano y pierdan el interés.

10. ORIENT EXPRESS

Puedes preparar un montón de comidas internacionales, como quesadillas, pollo al curry estilo tailandés, arroz tres delicias… La comida de estilo chino y japonés es muy popular y es aún más atractiva si la sirves con palillos especiales para niños de los que van unidos en la parte superior. Puedes comprarlos o hacer tus propios palillos enrollando un trozo de papel y manteniéndolo entre los dos palillos, para, a continuación, asegurar con una goma elástica.

11. COMER JUNTOS

Comer con toda la familia, siempre que sea posible, puede hacer que tu hijo cambie su actitud. Quitar el foco de atención sobre la comida del niño y mantener una conversación familiar puede ser muy útil.

Evitar usar las comidas para hacer valer tu autoridad. Si hay que dar una lección o un sermón, mejor elegir otro momento.

12. MERIENDAS SALUDABLES

Aprovecha cuando viene del cole para que coma algo saludable, ya que suelen venir muertos de hambre. El problema es que la mayoría de los niños agarran lo primero que pillan, galletas, patatas fritas… Intenta tener algo ya preparado sobre la mesa. Puedes cortar la fruta en trozos en lugar de ponerla entera, o palitos de zanahoria y pepino con alguna salsa. Prueba a preparar algún bocadillo, bien en pan de barra o en pan de pita, y también es una buena idea tener una estantería baja en la nevera para que los niños puedan prepararse ellos mismos bocadillos saludables.


20 vistas

Psicólogo Madrid Barrio Salamanca Ventas

Psicólogo Oviedo

Psicólogo Pareja  Oviedo

Psicólogo Bloqueo   Madrid

Psicólogo Ruptura   Oviedo

Psicólogo Ruptura Madrid

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Twitter
  • YouTube

​© 2019 por ALEA Educación

 

Psicólogo Deportivo Madrid Barrio Salamanca Ventas

Psicólogo Deportivo Oviedo Asturias

Psicólogo Pareja Madrid Barrio Salamanca Ventas
Psicólogo Pareja Oviedo